Las noches en vela son parte de la vida diaria de todos los padres durante los primeros meses de vida de sus niños. No importa lo que hagamos parece que nuestro bebé sigue despertándose a cada rato y luego no puede volver a dormir.

Aquí te van algunos consejos para lograr que tu bebé duerma por las noches.

 

Una rutina para cada bebé

Lo primero que debes tener en cuenta es que cada bebé es diferente y se adaptará a la vida en su propia forma, así que no desesperes si no te funcionan las medidas de otros padres para hacer que tu bebé duerma en la noche.

Intenta crear y seguir sin faltas, una rutina que le indique a tu bebé cuándo es el momento de dormir. Dale un baño y aliméntalo, luego colócalo en su cuna y léele una historia o cántale una canción, así asociará estos pasos al momento de dormir y le será más fácil conciliar el sueño. Una rutina otorga estabilidad a tu bebé y evita que se altere o se salte horarios importantes.

 

Después de acostado

Una vez que nuestro bebé ya se acostó puede ocurrir que despierte en la noche porque tiene hambre, escuchó algún ruido o simplemente quiere compañía. Si empieza a llorar en medio de la noche puedes intentar esperar unos momentos antes de ir a verlo, para comprobar si puede volver a dormirse solo.

Si despierta por hambre, no dejes de alimentarlo. En ocasiones solo tiene sed y puedes simplemente darle un biberón con agua. Cuando estés a su lado, consuélalo y háblale: tu voz lo calma y verás que volverá dormir sin problemas.

La rutina que establezcas con tu bebé dependerá solamente de ustedes. Guíate por tu instinto y por sus respuestas a lo que haces, verás que pronto lograrás adaptarlo a dormir toda la noche.